9 de marzo de 2012

Casa Lis. El modernismo y Salamanca


Autor y fuente: Museocasalis

Gracias a sus muchos viajes por Europa, el empresario salmantino Miguel de Lis de Puebla pudo conocer el nuevo estilo artístico que estaba haciendo furor por Europa a finales del siglo XIX y cuya visión le causó tal impacto que se vio impelido a construir el que es hoy uno de los monumentos más visitados de Salamanca, la Casa Lis, el palacete modernista que desde hace casi dos décadas alberga al Museo Art Nouveau y Art Déco.

La construcción de este edificio, que fue concebido como vivienda familiar del propio Miguel de Lis, contó con la inestimable colaboración del arquitecto Joaquín de Vargas Aguirre – jerezano de nacimiento y salmantino de adopción -, quien conocía bien la obra de algunos colegas belgas que se habían consagrado a aquel nuevo estilo artístico y arquitectónico.

Así, con la financiación del empresario salmantino y el diseño del arquitecto jerezano, el palacete se enclavó a orillas del río Tormes y sobre la antigua muralla que rodea el casco antiguo de la ciudad, deviniendo – especialmente por su fachada norte, que da a la calle Gibraltar - el ejemplo más notable y único del estilo modernista en la ciudad de Salamanca.

Sin embargo, y a pesar del resplandor del que gozara el palacete en vida de Miguel de Lis, su estrella empezó a declinar a la muerte del empresario y, tras pasar por la manos de diversos propietarios, la Casa Lis se convirtió en un viejo caserón abandonado.

Esta situación fue solventada, no obstante, por la mediación del Ayuntamiento - que adquirió el palacete en las postrimerías del pasado siglo - y por una más que feliz circunstancia, la generosa donación del anticuario y coleccionista Manuel Ramos Andrade - quien cedió sus más de 2500 piezas únicas, atesoradas a lo largo de toda su vida -, lo que hizo posible la creación del actual museo, que abrió sus puertas en 1995 y que es hoy uno de los monumentos y espacios museísticos más visitados de Castilla y León.

La donación inicial de Ramos Andrade, además, se ha visto engrosada con nuevas piezas desde que el museo fuera inaugurado y actualmente se divide en 19 colecciones permanentes que incluyen frágiles muñecas de porcelana, coloridos vidrios – en forma de lámparas, jarrones, figuras de cristal, vajillas y frascos de perfume-, antiguos juguetes y autómatas, muebles de ensueño, interesantes esculturas, deliciosos pañuelos bordados, mantones exquisitos, joyas al más puro estilo vintage, pinturas de artistas catalanes y salmantinos y originales criselefantinas – estatuillas fabricadas en marfil y combinadas con materiales tan nobles como el bronce, la plata o el oro, e incluso otros como el mármol u el ónice.

Por otra parte, el contenido de este museo se ve enriquecido por los propios elementos estructurales y ornamentales de la Casa Lis, tales como sus arcos y dinteles, sus terrazas, su galería de columnas, las increíbles y luminosas vidrieras de las ventanas o los trabajos de forja – visibles en verjas, herrajes, enrejados e, incluso, en las representaciones de la flor de lis.

El Museo Art Nouveau y Art Déco es, en definitiva, una visita ineludible no sólo por su rico contenido y su interesante programación de exposiciones itinerantes, sino por ser una auténtica rara avis en el estilo arquitectónico más representativo de la ciudad de Salamanca.


0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...