21 de octubre de 2011

Recursos para gestores culturales





Hace dos días el Servei de Desenvolupament Empresarial (SDE) organizó una jornada dedicada a la financiación de las empresas culturales y dirigida a gestores culturales, tanto en ciernes como en activo.

Algo en lo que coincidieron todos los ponentes fue en el hecho de que el sector cultural es un sector de futuro. No obstante, y dado el actual periodo de crisis, la financiación de las empresas culturales sigue siendo un tema espinoso.

A pesar de los recortes, existe todavía la posibilidad de solicitar ayuda a las administraciones públicas, aunque las sociedades de garantía recíproca, los business angels y los inversores privados se constituyen como otras fuentes viables de financiación. 

La aportación de Christian Fernández, director de BCN EMPREN SCR, S.A., fue especialmente significativa, no sólo por su apuesta decidida hacia el inversor privado sino por recordar a los presentes la pequeñez de un mercado donde hay muchas empresas culturales que hacen lo mismo, lo que habría de impelerlos a llevar a cabo una concentración de éstas y contemplar la exportación como una vía de negocio preferente.

No obstante, después de tan profusa y útil información, plagada de términos y conceptos que podían resultar difusos o desconocidos para los neófitos en el tema, la intervención de Jonas Sala de Verkami y de los creativos Cesk Freixas y Xavi Artigas fue una inyección de optimismo para los asistentes al acto.


Y es que Verkami, con su corta existencia, se ha convertido en una salida más que viable para poner en marcha diversos proyectos culturales. Sus usuarios pueden proponer su proyecto en la web de esta empresa y esperar durante 40 días a que los pequeños mecenas hagan sus aportaciones. Si la cantidad requerida se consigue en ese plazo, el proyecto se lleva a cabo y los mecenas pueden ver reconocida su labor mediante la mención de su nombre, invitaciones, descuentos, etc.

El micromecenazgo representa también una vuelta al asociacionismo y aunque con él difícilmente se puedan poner en marcha grandes proyectos,  ¿quién dice que no se puedan combinar diversas fuentes de financiación? El siglo XXI ha comenzado su andadura con una crisis galopante y al sector cultural no le va a quedar más remedio que tantear todas las fuentes, ya sean públicas, privadas o del tercer sector; y mientras menos se dependa de una fuente en exclusiva, tanto mejor.

0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...