27 de octubre de 2015

La cumbre escarlata. Esplendoroso envoltorio, correcto contenido


Cartel de 'La Cumbre Escarlata'
Hace años que los seriales televisivos ganaron la batalla, en cuanto a originalidad argumental se refiere, a las grandes producciones made in Hollywood. Algunos afamados cineastas, totalmente inmersos en la factoría hollywoodiense, son aún capaces, sin embargo, de deparar a los espectadores algunas gratas sorpresas. Entre esos directores destaca el mexicano Guillermo del Toro, un realizador con un sello muy propio que ha sabido combinar, hasta el presente, cine de autor con el más comercial y evitar, al contrario que otrora aclamados directores, repetirse hasta la saciedad produciendo obras que no son más que un pálido reflejo de aquellos trabajos que los encumbraron a la fama y les granjearon los parabienes de la crítica.

No es por ello extraño que La cumbre escarlata generara, mucho antes de su estreno, una gran expectación, máxime porque la ideación y posterior producción de este cuento de terror gótico ocupó más de un lustro de su vida a Guillermo del Toro.

Esa expectación se ha visto además incentivada por un muy espectacular tráiler que a más de un espectador habrá inducido a pensar que se hallaba ante una adaptación de una obra de Edgar Allan Poe o de cualquiera de los muchos escritores anglosajones que con su pluma enriquecieron el género literario de la narrativa gótica. Historia original, sin embargo, escrita por el propio Guillermo del Toro y Matthew Robbins, La cumbre escarlata bebe de los grandes clásicos de la serie B que inspiraron al gran Roger Corman -apoyándose precisamente en obras de Poe- para dirigir largometrajes tan inolvidables como El cuervo (1963) o La caída de la casa Usher (1960).

                                            Tráiler del film

Con un presupuesto harto mayor que aquellos filmes, La cumbre escarlata resulta fascinante y envolvente durante buena parte de su metraje, aunque diste de los trabajos anteriores de su autor. Entre sus aciertos destacan, sin duda, su excelente reparto –encabezado por Tom Hiddleston y Jessica Chastain-, su increíble banda sonora –compuesta por el español Fernando Velázquez-, su cuidada ambientación –secundada por una correcta ambientación histórica en la que el, a veces, difícil encaje entre americanos y británicos tiene aquí una especial relevancia- y, sobre todo, un absolutamente magnífico diseño visual, capaz de sumergir al espectador en el universo de terror gótico que hace medio siglo tan bien supieron plasmar en celuloide cineastas como Corman.

A pesar, no obstante, de ese magnífico despliegue visual, La cumbre escarlata se ve ensombrecida por algunos puntos negativos, entre los que destaca la perenne sensación de déjà vu, que remite poderosamente a los anteriores films del realizador mexicano –los fantasmas de la mansión en ruinas, con sus manos de larguísimos dedos, guardan un más que notable parecido con los personajes de El laberinto del fauno-, y la previsibilidad de una historia cuyo desenlace se intuye fácilmente a los pocos minutos de haberse iniciado la proyección, especialmente porque, aun con sus preceptivas modificaciones, su argumento ha sido ampliamente explotado por novelistas, dramaturgos y cineastas.

Cartel 'La Caída de la Casa Usher' de Roger Corman
Film, en definitiva, de recomendable visionado para todos los amantes del género gótico y del muy particular universo de Guillermo del Toro, La cumbre escarlata no es, sin duda, el mejor trabajo de su realizador, pero sí una obra cuyo espectacular envoltorio y su correcto –que no excelente- contenido impelen a continuar estando atentos a los futuros proyectos del cineasta mexicano. 



0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...