6 de octubre de 2015

El niño 44. Un interesante thriller político



Tristemente famoso por sus numerosos crímenes, Andréi Chikatilo, más conocido como el carnicero de Rostov, fue objeto de estudio en Ciudadano X, un cuidado telefilm facturado ahora hace dos décadas por la cadena de televisión estadounidense HBO y protagonizado por un sólido reparto de actores, entre los que destacan Stephen Rea, Max von Sydow y Donald Sutherland.

Cártel de "Ciudadano X"
Detenido y ajusticiado pocos años antes del rodaje de aquel film, Chikatilo había logrado sacudir con sus crímenes atroces no sólo las conciencias de sus conciudadanos, sino provocar más de un temblor en los cimientos de un sistema político y económico ya entonces en vías de extinción, pero aún incapaz de comprender que una sociedad supuestamente igualitaria pudiera alumbrar a un despiadado asesino en serie.

Para su primera novela, el guionista británico Tom Rob Smith también ha recurrido a la historia del considerado como el mayor criminal de la hoy desaparecida Unión Soviética. Su aproximación a tan truculentos hechos no responde, sin embargo, a la voluntad de relatar, con toda suerte de detalles, la vida de Chikatilo, sino al deseo de recrear un periodo oscuro –y aun no suficientemente aireado- de la historia reciente europea.

Valiéndose de un marco temporal muy concreto –los años que precedieron la muerte de Stalin-, aunque sazonado con algunos flashbacks que retrotraen al lector a episodios tan conocidos como el izamiento de la bandera soviética en la Berlín en ruinas de 1945 o tan olvidados como las atroces hambrunas a las que fuera sometida la población ucraniana durante la primera mitad del pasado siglo –y que condujo a numerosos casos de canibalismo-, Smith consigue construir un thriller envolvente en el que el peso de la historia no opaca en absoluto el desarrollo de una muy bien urdida trama.

Es precisamente ese perfecto encaje entre realidad y ficción lo que convierte a El niño 44 en una obra de más que obligada lectura para todo amante de la historia y/o de la novela negra. Tan meritorio acierto se debe, sin duda, al esmerado rigor histórico de Smith, quien antes de abordar la redacción de su primera novela se entregó a una intensa investigación bibliográfica, tal y como se refleja en el apéndice del libro, en el que figura una cuidada selección de títulos.

                                      Tráiler del film "Child 44"

Sin embargo, y a diferencia de muchas novelas históricas recientes, en las que la trama queda reducida a una mera formulación y los personajes no pasan del estadio del boceto –cuando no caen en el más puro cliché-, El niño 44 cuenta con un argumento elaborado y bien desarrollado, gracias, especialmente, a la notable pluma de su autor, al ritmo sostenido que éste sabe imprimir en todas sus páginas y a la presencia de unos personajes bien construidos, capaces de proporcionar al lector un brillante retrato de la sociedad de la era estalinista, una etapa marcada por el miedo constante de sus ciudadanos a ser acusados por actividades u opiniones contrarias al régimen –acusación que, cierta o no, conducía de manera inevitable a la tortura e, incluso, la muerte-, las duras condiciones del día a día –con escasez de alimentos permanente y el hacinamiento en viviendas insalubres y de reducidísimas dimensiones- o la represión atroz hacia todos aquellos que, como los homosexuales, contravinieran el ideario soviético.

A pesar de lo que antecede, el excelente debut literario de Smith queda, no obstante, opacado por un final precipitado, inverosímil y, hasta cierto punto, ridículo, que, curiosamente, fue evitado en su reciente versión cinematográfica, una obra que, por sus enormes e injustificables licencias creativas, queda muy lejos del original literario en el que se inspira.



0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...