22 de mayo de 2012

Mark Klett y su reconstrucción de Barcelona



Autor: Mark Klett
Fuente: Arxiu Fotogràfic de Barcelona

Consolidada disciplina artística y fuente inapreciable de conocimiento histórico, la fotografía ha sido objeto, desde sus propios inicios, de una permanente evolución en su técnica, claramente marcada por los avances técnicos y la era digital.

Uno de los géneros fotográficos que, sin duda, más provecho ha hallado en el formato digital ha sido la retrografía, una técnica que se sustenta en la idea de volver a fotografiar desde el mismo ángulo, o desde alguno muy cercano, lugares o monumentos – especialmente ubicados en entornos urbanos – que ya fueron inmortalizados en su momento por algunos fotógrafos de antaño.

El resultado de esos nuevos enfoques, combinado con las instantáneas que han servido de inspiración para aquéllos, no sólo resulta una obra sumamente impactante para quien la contempla, sino que puede devenir una excelente herramienta histórica para observar el paso del tiempo en una determinada zona o ciudad.

Pionero en este género, el norteamericano Mark Klett inició su andadura profesional con esta técnica allá por la década de los setenta del pasado siglo, cuando por encargo del gobierno de su país realizó una serie de fotografías partiendo de los mismos ángulos que otrora, casi un siglo antes, utilizaran algunos colegas de profesión.

Desde entonces, Klett ha viajado por prácticamente todo el mundo mostrando sus habilidades como fotógrafo, por lo que no es de extrañar que el Arxiu Fotogràfic de la Ciudad Condal, conocedor de su obra, le encargara hace dos años una exposición y un taller fotográfico que tuvieran como finalidad la utilización de esta técnica, aparentemente sencilla, para mostrar el devenir histórico de Barcelona.

Así, y para que Klett desplegara todo su ingenio como auténtico artífice de la retrografía, el Arxiu Fotogràfic puso a su disposición toda una serie de grabados y diversas fotografías retrospectivas de Charles Clifford y, sobre todo, de Jean Laurent, quien había inmortalizado Barcelona a mediados del siglo XIX a través de una serie de panorámicas tomadas desde la montaña de Montjuïc.

El trabajo de Laurent en Barcelona y el resto del material histórico del que se valió Klett para abordar su trabajo fueron puestos a disposición del público de la exposición, lo que se ha revelado como una más que acertada decisión, ya que permitía a los visitantes contrastar las imágenes de una Barcelona muchas veces irreconocible en la actualidad con el magnífico trabajo del propio Klett y el de sus alumnos, fotógrafos locales que asistieron al taller - Working Across Time –  impartido por el maestro norteamericano hace dos años.

Finalmente, destacar que, aunque la exposición puso su punto y final hace tan sólo unos días, el material fotográfico en ella mostrado ha entrado a formar parte del propio Arxiu Fotogràfic de Barcelona, por lo que cabría esperar que se contemplase la posibilidad de ofrecer, en un futuro no demasiado lejano, una exposición permanente que permitiera a los futuros visitantes experimentar las mismas sensaciones, de auténtico retroceso en el tiempo, de quienes hemos tenido la oportunidad de poder contemplar el especial tributo de Klett y sus alumnos a la ciudad de Barcelona.


0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...