15 de mayo de 2012

Ficomic. Punto de encuentro para los amantes del Noveno Arte



Fuente: FICOMIC. Cartel del Salón del cómic

Tras cuatro días de intensa actividad, el pasado 6 de mayo concluía la última edición – la treintava – del ya consolidado Salón Internacional del Cómic de Barcelona.

Gestionado por la entidad sin ánimo de lucro que le da nombre y que también se hace cargo del Salón Manga celebrado anualmente en la Ciudad Condal, Ficomic se ha convertido, con el devenir de los años, en una cita ineludible para los amantes del género – en número creciente a pesar de que la crisis del sector en España está expulsando del país a algunos de sus mejores historietistas – y en un punto de encuentro entre editoriales y creadores, que ven en el certamen una oportunidad para dar a conocer sus respectivas novedades en creación y edición.

A ello habría que sumar que las nuevas ediciones del Salón, con sus kilométricas colas de visitantes –algunos de ellos ataviados estrambóticamente para hacer honor a sus personajes favoritos – han logrado despertar, a lo largo de estos años, el interés de no pocos visitantes ajenos por completo al sector, lo que ha incidido sobremanera en la consecución de uno de los máximos objetivos del certamen, el de ganar nuevos lectores para el Noveno Arte.

La posibilidad, además, de conocer a destacados historietistas y las múltiples actividades, que incluyen conferencias, debates, talleres, exposiciones, concesión de premios e incluso programaciones para alumnado de primaria y secundaria y su profesorado, han hecho del formato del Salón un modelo exitoso que ha conseguido alcanzar una media de 100.000 visitantes por edición y que en la presente ha llegado incluso a superar esta cifra (según datos recientes, 108.000 han sido las personas que se han paseado por el certamen este año).

Sin duda, el éxito de esta última edición cabe también achacarlo a una original programación articulada en torno a la exposición Robots en su tinta, que ha recogido las mejores muestras del cómic protagonizado por seres de inteligencia artificial y ha contado con auténticos robots que, parapetados tras vitrinas, han atraído la atención, con sus lentos pero precisos movimientos, de niños y no tan niños. Además, y formando parte de la misma temática, se ha aprovechado el 40 aniversario de Mazinger Z – que por estos lares conocimos en la década de los 70 – para contar con la presencia de su creador, el historietista japonés Go Nagai.

No obstante, el protagonismo de los robots en esta edición no ha conseguido opacar las habituales secciones dedicadas a los superhéroes, especialmente los de la Marvel, ni desmerecer los espacios dedicados a autores tan insignes como Winsor McCay o el recientemente fallecido Jean Giraud (Gir /Moebius), ni tampoco restar expectación a figuras en meteórico ascenso como el gran Paco Roca (Arrugas).

Sería imposible citar todas las exposiciones, talleres o stands que han estado presentes en esta edición, pero quien suscribe estas líneas no puede dejar de mentar los stands dedicados a la emblemática Escuela Joso – uno de los pocos lugares en España donde se forma profesionalmente a historietistas-, el espacio dedicado al sin par fanzine El Naufraguito, la retrospectiva dedicada al cómic en Catalunya o el stand ocupado por el cómic chino, cuyo éxito ha venido aparejado a la promesa de una futura misión comercial al gran gigante asiático, vía ICEX y a cargo de editores y profesionales del sector en España.

Lo único a lamentar, como siempre, es la brevedad del certamen y, en consecuencia, su siempre atestadísmo aforo, lo cual no es óbice para esperar con impaciencia la siguiente edición.


0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...