7 de octubre de 2014

De paseo por Barcelona... Turó Park




Hoy Turó Park

  • Distrito: Sarrià – Sant Gervasi


Un poco de historia....

Parque ya centenario, este pequeño pulmón verde sito en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi de la Ciudad Condal tiene como mayor rasgo distintivo su densa y rica vegetación, compuesta por varias especies, entre la que destaca un algarrobo, también centenario, que se halla incluido en el Catálogo de Árboles de Interés Local de Barcelona

El Turó Park, propiedad de la familia Bertrand-Girona, se abrió al público como parque de atracciones en el mes de junio del ya lejano 1912. Casi dos décadas después, en 1929, el parque cerró sus puertas por motivos varios –una serie de incendios y la urbanización del entorno- y sus propietarios, previo pacto con las autoridades, acabaron cediendo parte del mismo al Ayuntamiento.

El arquitecto y urbanista Nicolau Maria Rubió Tudurí –entonces director del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Barcelona- fue el encargado de idear y diseñar el nuevo parque, que, concebido para el uso vecinal pero aún conservando algunos espacios -como el café restaurante, el lago y un teatro infantil-, sería abierto al público en 1934.


Recorrido y espacios

Dedicado al poeta Eduard Marquina, el Turó Park cuenta con varios accesos así como numerosos caminos. Nosotros optamos por iniciar nuestro paseo por la puerta principal, presidida por la bonita escultura de Apel·les Fenosa dedicada a Pau Casals y a los amantes de la literatura y la música.


Entrada principal. Escultura A Pau Casals de Apel·les Fenosa
Siguiendo el recorrido principal se llega a una bifurcación de caminos. El de la derecha conduce a La Plaça del Teatret, un espacio en el que se encuentra un pequeño quiosco de bebidas y, justo al lado, un también pequeño escenario, el otrora teatro al aire libre del antiguo parque. Más allá se halla el cobertizo de piedra, un lugar apartado que invita al reposo.

En esta parte del parque se encuentra el parterre principal, bautizado con el nombre de Boulangrin y en el que pueden hallarse diferentes tipos de flores, como rosas o magnolias, y plantas aromáticas.

Al final del parterre –que, por cierto, inspirado en los jardines árabes, se halla bifurcado por un riachuelo-, se erige la Fuente de la Aurora (Biga de la Font de l'Aurora), una escultura en bronce que, realizada por Joan Borrell Nicolau, se hallaba originariamente en los Jardinets de Gràcia hasta que, dividida en varias piezas, fue a parar al Turó Park y a otros espacios de la Ciudad Condal.

Si el visitante, por otra parte, opta por seguir un pequeño camino paralelo al parterre, podrá ir a parar al lugar en el que se encuentra otra bonita escultura, una obra de Josep Clarà que responde al nombre de A Francesc Viñas.

Fuente de la Aurora de Joan Borrell Nicolau
Retomando el recorrido interrumpido en la Fuente de la Aurora, el visitante podrá proseguir por el camino que, partiendo de esta escultura, lleva a la parte izquierda del parque, lugar en el que se encuentra otra obra escultórica, Un oiseau de Jean-Michel Folon, y en cuyo final o inicio se ubica la figura en bronce de Eloïsa Cerdan, La ben plantada (La bien plantada), realizada en honor del escritor Eugeni d'Ors.


La bien plantada de Eloïsa Cerdan 
El colofón de la visita cabe hallarlo en el lugar más emblemático del Turó Park, el estanque ovalado con nenúfares, rodeado de una densa vegetación compuesta por chopos y plataneros, cercano a una zona de juegos infantil y también situado en la vertiente izquierda del parque, accesible desde el camino principal.


Estanque

Un parque literario

Dedicado al poeta Eduard Marquina –como se indicara al principio de estas líneas-, el Turó Park está repleto de reminiscencias literarias, como la ya citada escultura a Eugeni d’Ors o los numerosos poemas distribuidos por todo el parque y entre los que destaca un fragmento de una obra de Salvador Espriu.


Poema de Salvador Espriu

Las inmediaciones del parque

Una vez abandonado el parque, os recomendamos que echéis un vistazo a la Avinguda Pau Casals, una muy coqueta calle presidida por edificios señoriales y en la que se halla, cómo no, otra escultura dedicada al músico que le da nombre y que es obra de Josep Viladomat.


Figura dedicada a Pau Casals. Obra de Josep Viladomat



0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...