7 de abril de 2015

A la sombra del árbol violeta. Un deslavazado relato coral



Si bien criada en Estados Unidos –país en el que se graduaría en Literatura Comparada por la prestigiosa Universidad de Berkeley- y en la actualidad residente en Italia, la escritora iraní Sahar Delijani jamás ha olvidado la tierra donde pasara buena parte de su infancia. En ese afianzamiento de sus más añejos recuerdos ha tenido un destacado peso, como ella misma ha apuntado, su propia historia familiar, especialmente la de sus progenitores, quienes, opositores al régimen instaurado en Irán tras la caída del sah, emprendieron el camino del exilio sin retorno tras ser liberados de la prisión en la que fueron confinados durante meses por su ideario político.

No resulta por ello extraño que Delijani, nacida precisamente en una cárcel de Teherán –la tristemente famosa prisión de Evin-, acudiera a los relatos narrados por familiares y amigos para sumergirse en la redacción de su primera novela, A la sombra del árbol violeta, un debut literario muy celebrado por la crítica y ya publicado en una treintena de países.


Narrada en tercera persona y articulada en torno a un ritmo pausado y sostenido y una prosa depurada y elegante, A la sombra del árbol violeta se constituye como una magnífica oportunidad para acercarse a la historia reciente de Irán y, especialmente, a dos momentos históricos que, si bien acaecidos con dos décadas de diferencia, guardan enormes paralelismos, las detenciones en masa perpetradas por los autodenominados guardianes de la fe a finales de la década de los ochenta del pasado siglo –y que condujeron a la muerte y a fosas comunes a cientos de ciudadanos torturados en prisión y después condenados en juicios sumarísimos- y la más reciente y, como la propia Delijani apunta, sutil represión del régimen para con los miles de opositores que tomaron las calles de las principales ciudades del país para protestar contra el resultado de unas elecciones, las de 2009, que tacharon de fraude.

Recurriendo al uso de numerosos saltos temporales y haciendo alarde de una clara vocación de rigor histórico –no cabe duda que Delijani no sólo se ha valido de recuerdos propios y familiares, sino de bibliografía especializada y, sobre todo, de los medios de prensa-, la autora iraní consigue retrotraer al lector en el tiempo y acercarlo, sin rendirse al más desaforado dramatismo, a aquellos convulsos momentos que impregnaron las vidas de sus protagonistas de dolor, añoranza, pérdida, incomprensión o amargura, pero también de la fuerza irreductible de la esperanza.

A pesar, sin embargo, de tan indiscutibles logros, A la sombra del árbol violeta se ve irremisiblemente lastrada por un uso excesivo de flashbacks, que no sólo dispersan la atención del lector, sino que propician que el desarrollo de la historia acabe derivando en un relato sumamente deslavazado, con demasiadas subtramas –muchas de ellas inconclusas- y demasiados personajes –construidos, algunos de ellos, a grandes trazos, carentes de una suficiente profundidad psicológica y, por ende, bordeando el más puro y consabido estereotipo-, lo que, inevitablemente, acaba diluyendo el gran interés suscitado en las primeras páginas de una novela que se prometía a la altura de otras tan próximas en el tiempo, el espacio y la temática como la reciente y exquisita El libro de mi destino.

Sea como fuere, A la sombra del árbol violeta reúne los suficientes requisitos como para resultar valiosa a los lectores amantes de la historia, especialmente aquéllos interesados en el devenir de un país tan complejo y fascinante como Irán. 



0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...