14 de mayo de 2013

Llama a la comadrona. Retrato de una Londres dickesiana





Hasta ahora, y a diferencia de otras profesiones, la figura de la comadrona no había hallado en el medio escrito ni en el audiovisual el reconocimiento que se merecía. Espoleada por este injusto tratamiento, Jennifer Worth, enfermera retirada tras veinte años dedicados a la profesión, se entregó a la redacción de la trilogía literaria que se ha convertido en todo un fenómeno editorial.

La primera parte de esa trilogía, ¡Llama a la comadrona!, ha llegado a España precedida por el éxito de su adaptación televisiva, sorprendentemente adquirida por el canal líder en emisiones indigestas.

Narrada en primera persona, ¡Llama a la comadrona! relata las experiencias de una joven Jennifer Worth (entonces Jennifer Lee) que, impulsada por un desengaño amoroso, decide formarse como enfermera. Finalizados sus estudios, y con el fin de ponerlos en práctica, ingresa como comadrona en el convento londinense de San Ramón Nonato, toda un referencia en el campo de la obstetricia y que entonces brindaba a sus alumnas la especialización que no otorgaban los hospitales.

Situado en el barrio portuario de East End, una de las zonas más paupérrimas de la capital británica durante los años que siguieron al fin de la Segunda Guerra Mundial, el convento dedicado al santo catalán contribuyó de manera decidida y exitosa a la profesionalización de las comadronas en el Reino Unido.

Esa formación adquirida en el convento no sólo convirtió a Worth en una experimentadísima comadrona, sino que le brindó la oportunidad de ser testigo de numerosas historias, dramáticas, tristes y sorprendentes, que, cual semillas, germinarían años más tarde en su obra literaria. Una trilogía enmarcada en aquel escenario paupérrimo y escenificada en una época no demasiado lejana, aunque con ingredientes netamente dickesianos.

De hecho, el East End que conoció Worth en sus años de juventud estaba repleto de edificios inhabitables por los bombardeos -pero todavía en pie- , contaba con un índice demográfico altísimo -que se traducía en un insalubre hacinamiento en los llamados patios de vecindad, hoy desaparecidos-,  y fue testigo de innumerables infancias robadas y, sobre todo, de miseria, una miseria indignante.

Sin rendirse al tono más melodramático que estos ingredientes pudieran imprimir a su relato, Worth apuesta por un estilo ágil, contenido, entrañable y nostálgico que hila perfectamente los momentos más dramáticos con aquellos otros que hacen aflorar una sonrisa, cuando no una carcajada, en el rostro del lector. Esta sabia combinación agridulce posiblemente de deba a las esperanzas que entonces se vislumbraban a través de los balbuceantes pasos del llamado estado del bienestar, artífice de que, en aquellos momentos tan difíciles, las mujeres británicas pudieran contar con atención domiciliaria cualificada durante el parto y recibir las prescriptivas visitas ginecológicas preliminares al alumbramiento.

También cabría destacar lo acertado que resulta el retrato que Worth hace de algunos de sus personajes –como el de la española Conchita Warren o el de la monja Monica Joan-, y de su propia evolución, profesional y personal, a lo largo de su obra. Sin embargo, ese calado psicológico con el que están dotados algunos de sus protagonistas no alcanza a sus compañeras de profesión –a excepción de Chummy- que se muestran como personajes sumamente desdibujados. Ello no menoscaba, sin embargo, el conjunto de una obra que se constituye como un valioso testimonio de toda una época y un auténtico tributo a una profesión tan importante como poco valorada.


2 comentaris:

  1. ¿Lo recomendaríais para regalar por estas Navidades a una mujer ? A mi el tema me parece algo ñoño pero a lo mejor me equivoco. A ver qué opináis.
    Y por otro lado, ¿haréis lista de recomendaciones para estas Navidades ?
    ¡Saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Pensamos que es un buen libro a regalar. Cierto es que, a priori, el título no llama demasiado, pero la lectura resulta muy interesante por sus propias historias -independientes todas ellas, aunque con puntos de conexión por algunos de sus personajes- y también por su marco histórico.
      En cuanto a la lista de recomendaciones, es algo que hemos pensado y que, seguramente, llevaremos a cabo.
      Muchas gracias por tu comentario.
      ¡Saludos! ;-)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...