15 de noviembre de 2016

Cavtat



Los orígenes de la preciosa localidad de Cavtat se remontan al siglo IV a.C., cuando fuera fundada como una colonia griega. Más tarde, aproximadamente en el 228 a.C., pasaría a formar parte del Imperio Romano, que la rebautizaría con el nombre de Epidaurus


Muchos años después, en el siglo VII, Cavtat sería presa de los invasores eslavos y, ya en el siglo XIV, se integraría en la extinta República de Ragusa, con capital en Dubrovnik. Tras la disolución de este estado, la bella localidad compartiría el mismo destino que la llamada Perla del Adriático, pasando a formar parte, sucesivamente, del Reino Napoleónico de Italia, del Imperio Austrohúngaro, de la extinta Yugoslavia y, finalmente, de la República de Croacia.


En la actualidad, y por su innegable valor histórico y su paisaje de ensueño, enmarcado en un precioso puerto y unas hermosísimas e imponentes colinas, Cavtat es uno de los mayores reclamos de la costa dálmata. 

A Cavtat, que se halla a tan sólo 15 kilómetros de Dubrovnik, se puede llegar, procedentes de la capital croata, mediante dos vías, autobús o ferry. No obstante, y si bien la vía terrestre tiene un mayor servicio horario, el viaje en ferry depara no pocas sorpresas, no sólo por las impresionantes vistas que se ofrecen de la costa, sino por testimoniar, en su recorrido de media hora, las heridas todavía visibles de la Guerra de los Balcanes, acaecida en la década de los 90 del pasado siglo. Lujosos complejos hoteleros dañados por metralla y abandonados y edificios de viviendas que corrieron igual suerte y que el gobierno croata, por falta de medios o por un anhelo de conciencia histórica, ha dejado intactos, son, de hecho, los testigos mudos de un conflicto que conmocionó al mundo y del que, al parecer, no hemos aprendido nada.


Una vez en Cavtat, el visitante no sólo podrá disfrutar de las maravillosas vistas del mar Adriático, sino también perderse por las calles estrechas y cargadas de historia de la bella localidad, en la que los amantes del arte y la cultura hallarán numerosas joyas, como:

  • Iglesia de San Nicolás, construida en el siglo XV y famosa por sus imponentes altares de madera y  por albergar una de las pinturas del artista más famoso de Cavtat, Vlaho Bukovac, exponente destacado del modernismo croata.

  • Monasterio de Nuestra Señora de las Nieves. Capilla del monasterio franciscano de la localidad que alberga importantes obras del renacimiento y uno de los trabajos más logrados de Bukovac, La Virgen y el Niño (1494).

  • Albergada en el Palacio del Rector se halla la Colección Valtazar Bogišić, abogado e historiador del siglo XIX, cuya biblioteca es, sin duda alguna, uno de los reclamos de la ciudad.
  • Convertida en museo, la Casa de Vlaho Bukovac ofrece la oportunidad de acercarse a la obra de uno de los más ilustres hijos de la ciudad.
  • En el cementerio de Cavtat puede visitarse el Mausoleo de la Racic, imponente y casi pomposo monumento realizado por el reconocido escultor Ivan Meštrović y en el que se hallan los restos de una antaño importante familia de armadores y banqueros asentada en Dubrovnik.




0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...