17 de mayo de 2016

Palazzo Grimani


El Palazzo Grimani di San Luca, Canaletto, 1756. Fuente: National Gallery de Londres

Situado a los pies del Gran Canal, muy próximo al Puente de Rialto y accesible por una de las numerosas callejuelas de ensueño que forman parte del trazado urbanístico veneciano, el Palazzo Grimani esconde, tras su imponente fachada renacentista, joyas de inapreciable valor artístico.

De hecho, y si bien en la actualidad el palacio alberga interesantes y sucesivas exposiciones temporales, en su visita pesa más, para los amantes del arte y, sobre todo, de la historia, su fabuloso interior, decorado con impresionantes frescos del siglo XVI.

Los orígenes del edificio se remontan, sin embargo, a dos siglos antes, concretamente al año 1300, cuando se erigieron sus cimientos. El edificio actual fue empezado a construir, no obstante, a partir de 1556 por el arquitecto veronés Micheli Sanmicheli por encargo de Gerolamo Grimani, patriarca de una muy famosa familia de mecenas.

Sala de la Tribuna

Hoy día el palazzo está considerado como la gran obra del maestro de Verona, aunque Sanmicheli no llegara a verla terminada. De hecho, el celebrado arquitecto tan sólo pudo concluir la planta baja y parte de la principal. Su sucesor en el cargo fue Guglielmo dei Grigi, más conocido como il Bergamasco, que acometió las obras a partir de 1561 y finalizó la parte superior del edificio.

Las últimas intervenciones del edificio se llevarían a cabo por Giovanni Antonio Rusconi entre 1572 y 1576, año en el que el palacio fuera inaugurado con gran bombo y platillo. Más de dos décadas después, en 1597, el palacio alcanzaría una gran fama por toda Europa por albergar la coronación de la dogaressa Morosina Morosini, esposa del dux Marini Grimani y hoy recordada por, entre otras cosas, su labor como mecenas del famoso encaje de Burano.

El palacio que, durante centurias permaneció en poder de la familia Grimani, pasó a convertirse en 1806 en la sede de la Dirección de Correos y, años más tarde y en el mismo siglo, en la del Tribunal de Apelación.

Detalle del techo de la Stanza dei fogliami

Posteriormente, el 20 de diciembre de 2008 abría sus puertas el museo del palazzo, lo que ha permitido a los cientos, miles, de visitantes que desde entonces han accedido a su interior, contemplar esa extraña a la par que fascinante combinación entre elementos toscanos y romanos inmersos en un ambiente netamente veneciano. Entre las joyas del espacio museístico cabría destacar su patio, único en Venecia, su imponente escalera y, especialmente, sus pinturas decorativas, cuya contemplación sumerge al visitante en un mundo de ensueño.

Techo de la escalera principal

Edificio único, en definitiva, por su historia, valor arquitectónico y por las obras artísticas en él albergadas, el Palazzo Grimani, si bien puede verse opacado por la magnificencia de la ciudad de la que forma parte –cobijo de innumerables joyas artísticas y arquitectónicas de todo tipo–, es una cita ineludible para todo amante del arte y la cultura. Su visita brinda, además, la oportunidad de pasear por uno de los más bellos barrios de Venecia, el Castello, zona en la que pueden hallarse multitud de joyas arquitectónicas, entre las que destacan sus numerosas iglesias, especialmente la catedral del Zanípolo, el Museo Naval o el Arsenale, un famoso astillero del siglo XII que hoy, reconvertido en espacio cultural y museístico, alberga diferentes eventos y exposiciones.





0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...