17 de abril de 2013

Tras las huellas del Drácula más cinematográfico. SEGUNDA PARTE

Retomamos el recorrido que iniciáramos ayer...

Durante las décadas de los 50 y 60, Christopher Lee interpretó el papel con el que estuvo largamente encasillado hasta que Peter Jackson le diera la oportunidad de lucirse como el mago blanco de la trilogía de El señor del los anillos. Entre los filmes destacados del actor británico destacan:

Drácula (1958) 


El gran amor del conde Drácula (1973). Interpretada por Paul Naschy y dirigida por Javier Aguirre, se trata de una de las más atípicas y recientemente valoradas adaptaciones del clásico de Stocker, amén de contar con uno de los personajes más recordados del fallecido Jacinto Molina Álvarez (el verdadero nombre de Naschy).
                      
                                                          Fuente: Internet Archive
Drácula (1979). Interpretada por Frank Langella, su director, John Badham, siempre ha alegado que la suya es la más fiel de las adaptaciones de Drácula. Para comprobarlo lo mejor es visionarla, aunque su tráiler, con su acertada ambientación, anticipa una versión clásica y romántica.
Nosferatu, vampiro de la noche (1979). Claramente inspirado por el Nosferatu de F. W. Murnau, el alemán Werner Herzog se hizo cargo de una versión que, sólo por la logradísima interpretación del, por otra parte, siempre inquietante Klaus Kinski, ya vale la pena ver. A ello habría que añadir la presencia de una Isabelle Adjani a la que el bisturí y el botox no habían restado entonces ni un ápice de su talento interpretativo.
Y, como colofón, no podíamos dejar de citar la que para nosotras es la mejor adaptación de todos los tiempos del clásico literario, la curiosamente titulada Drácula de Bram Stoker (1992), dirigida por Francis Ford Coppola y protagonizada por Gary Oldman en el papel de su vida. Romántica en todos sus fotogramas, con una banda sonora maravillosa, un reparto estelar, un diseño de vestuario sorprendente y repleta de momentos fílmicos que han hecho historia, la cinta de Coppola se revela como obra maestra a los pocos minutos de metraje. Pocos films tienen inicios tan potentes y memorables y su visionado es obligado para todo buen cinéfilo.





0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...