11 de marzo de 2014

Casa Museo de Antonio Machado. Una visita imprescindible



Con todo el boato que su figura y obra merecen, el pasado 22 de febrero se celebraban, en diferentes puntos de la geografía española, diversos actos conmemorativos del 75 aniversario de la muerte de uno de los más grandes escritores en lengua castellana de todos los tiempos, el inigualable Antonio Machado.

Los homenajes más concurridos y cubiertos por los medios de comunicación fueron, sin duda, los que tuvieron lugar en Segovia, la ciudad en la que escritor viviera durante más de una década y en la que se encuentra la Casa Museo dedicada a su obra y persona.

Sita en el número cinco de la calle de los Desamparados, la vivienda en la que hoy se ubica este pequeño museo fue antaño una pensión. Su posterior conversión en espacio expositivo tuvo lugar años después y fue llevada a cabo por los muchos amigos con los que Machado trabó amistad durante los años que permaneció en la ciudad castellana.

La transformación de la antigua casa de huéspedes en el actual museo se produjo, no obstante, de una forma escalonada debido a la escasez de medios económicos de sus organizadores. Así, en un principio, se optó por alquilar la habitación que el escritor había ocupado para que nadie más pudiera hacer uso de ella y, más tarde, se adquirió el mobiliario y otras estancias hasta que, finalmente, en 1961, la totalidad de la vivienda pasó a manos de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, nombre con el que hoy se conoce a la antigua Universidad Popular Segoviana, un centro del saber creado por el propio Machado y otros intelectuales, académicos y hombres de letras.

Fuente y autor: Real Academia de Historia y Arte
de San Quirce



Ese empeño por conservar intacto el espacio que el escritor andaluz ocupara durante más de una década se debe en buena medida a que una parte significativa de su producción literaria fue escrita tras aquellas paredes, sin olvidar el hecho de que, además, fue en Segovia donde Machado conocería a su musa y, posiblemente, el gran amor de su vida, Pilar de Valderrama, inmortalizada por su virtuosa pluma con el nombre de Guiomar.

Si bien el museo no cuenta con un gran despliegue de material audiovisual ni tampoco existe una apuesta por las más modernas tendencias museográficas, el mero hecho de que se haya conservado el mobiliario y respetado su disposición lo convierte en un espacio único e irrepetible.

Fuente y autor: Junta de Castilla y León
La Casa Museo, además, ha ido añadiendo nuevos elementos, las obras que numerosos artistas han dedicado al escritor a lo largo de los años y que hoy pueden contemplarse tanto en la vivienda como en el jardín. Entre estos trabajos artísticos, destaca especialmente una litografía realizada por Rafael Alberti y un retrato firmado por Pablo Picasso.

También resulta de especial interés la estancia de la vivienda dedicada a albergar numerosos recuerdos -fotografías, billetes de tren, artículos de prensa, cartas…- e, incluso, una pequeña biblioteca en las que están presentes todas las obras escritas por Machado y algunas de sus traducciones a otros idiomas.

Dado que muy probablemente los visitantes de esta joyita de museo sean rendidos admiradores del escritor español o bibliófilos consumados, no podemos dejar de recomendar la entrada a la pequeña librería que se halla prácticamente anexa a la vivienda, Torreón de la Rueda, un espacio que, atestado de libros y envuelto en una mágica aureola, transporta a épocas pretéritas y, para muchos, añoradas.


0 comentaris:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...