24 de abril de 2012

Bram Stocker. El creador engullido por su obra




El pasado 20 de abril se cumplía el primer centenario de la muerte del escritor irlandés Bram Stoker. Nacido en el seno de una familia numerosa, trabajadora y muy dada a la lectura, el autor de Drácula se vio privado de buena salud durante gran parte de su infancia, lo que implicó que fuera educado por profesores privados y por su madre, quien le inculcó el hábito lector a través de relatos de terror con una clara raigambre celta.

Años más tarde, recuperado ya de sus tempranas dolencias, Bram Stoker se licenciaría en matemáticas y ciencias por la prestigiosa Trinity College e iniciaría su andadura profesional como crítico teatral, un trabajo que le llevó a conocer a la persona que habría de cambiar su vida, el actor Henry Irving, quien lo convirtió en su asistente personal.

Así, y ya casado con la que habría de ser su única esposa – antigua novia, por cierto, de su compañero y amigo Oscar Wilde – Stoker dejó su Irlanda natal y, siguiendo a Irving, se instaló en Londres, donde pasó a regentar el teatro del que fuera propietario el entonces afamado actor, el Lyceum Theatre.

En la capital del Reino Unido, Irving introduciría a los Stoker en los círculos de la alta sociedad y la cultura; sin embargo, la relación entre el actor y el escritor distó de ser idílica y Henry Irving, a pesar de haber amasado una inmensa fortuna, no legó a Stoker ni una mísera libra en su testamento.

Casi una década antes del fallecimiento del actor, Stoker había publicado la obra que lo catapultó a la fama en vida y lo condenó al olvido tras su muerte; Drácula fue editada en 1897 tras años de laborioso trabajo en los cuales el escritor irlandés buceó por los orígenes de la mitología vampírica europea de la mano de un extraño personaje con vocación de erudito, el húngaro Arminius Vámbéry.

Stoker había hallado la inspiración de su más famoso personaje en la figura del tristemente célebre Vlad Tepes, más conocido como El Empalador; no obstante y muy posiblemente, su Drácula es también fruto de los relatos que poblaron su niñez y de sus experiencias en la sociedad secreta Golden Dawn, volcada en la temática del ocultismo y espiritismo, muy en boga en las postrimerías del siglo XIX y en la primera mitad de la pasada centuria, y a la que pertenecieron ilustres escritores y poetas.

Drácula devino uno de los primeros bestsellers de la historia, recibiendo las alabanzas de escritores tan famosos en la época como Sir Arthur Conan Doyle o Oscar Wilde, quien la definió como la mejor obra de terror de todos los tiempos. Lamentablemente, Stoker no goza hoy de la fama que sí tienen los autores que admiraron su obra en vida, a pesar de que su legado no sólo ha asentado las bases del moderno género vampírico - seguidas fielmente por las exitosas Stephanie Meyers (Crepúsculo) y Anne Rice (Entrevista con el vampiro)-, sino que ha sido objeto de innumerables adaptaciones teatrales y cinematográficas -  desde la primigenia Nosferatu hasta la que posiblemente sea su mejor traslación a la gran pantalla, el Drácula de Francis Ford Coppola (quien, por cierto, incluyó el nombre del escritor en el título de su film).

Afortunadamente, y a pesar de este injusto olvido, en internet pueden hallarse enlaces tan interesantes como Bram Stoker, una web que permite descargar gratuitamente  los libros y narraciones cortas del autor a quien engulló su mayor creación y que, al parecer, falleció profiriendo repetidamente la palabra rumana Strigoi (espíritu maligno). 



4 comentaris:

  1. ¿Crepusculo género vampírico? Los vampiros de verdad no brillan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno Hitos. Habría que añadir en el post que salvando las enormes distancias. Ahora bien, ¿qué seria de todos estos escritores que ahora se enriquecen con sus sagas respectivas de no haber existido Bram Stoker?

      Eliminar
  2. Fantástica noticia
    Bram Stoker y Drácula una de mis pasiones.
    La película de CoppolA, FANTÁSTICA.
    Francesca

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, la película de Francis Ford Coppola es fantástica.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...